(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

EDITORIAL

¿Alegría o decepción?

 

Cada mañana al  iniciar el día hacemos “algo”, las actividades y quehaceres, son parte de nuestras responsabilidades y compromisos. La agenda sobresaturada y un sinfín de pendientes por concluir. ¿Será que esto es bueno o malo?

 

Mantenerse sanamente activos es beneficioso para todos nosotros, mantenernos ocupados, desarrollando proyectos, planeando, promoviendo y logrando objetivos. Es parte ya de nuestro diario vivir, para así concretar todo aquello que hemos decidido emprender. Pero, qué pasa con esto, nos dejará al final del día alegría o decepción, nos llenará el corazón o nos deja un sabor de frustración y desencanto.

 

El éxito en la vida está, precisamente, en lograr que todo lo que hayamos desarrollo en el día nos haga acostarnos con una sonrisa, con un corazón agradecido y con las ganas suficientes de esperar con alegría el nuevo amanecer para volver a empezar y realizar todo aquello que debemos y queremos hacer, con la suficiente convicción de que estamos en el camino correcto.

 

Tener la agenda llena de pendientes y actividades, eventos de todo tipo a los cuales asistir, mails que contestar, información por mandar, tareas que realizar, no garantizan que una vez que las concluyas logren el fin que todos buscamos y que es sentirse realizados y plenos.

 

Detente un poco a pensar y medita, cómo vas, ya estamos en la recta final de un año más,  aún con tiempo suficiente para lograr terminar, o tal vez, empezar los propósitos del inicio; siempre será un buen momento para tomar con valentía la decisión de que el día de hoy será ese día que marcará la pauta de mi nuevo empezar, el que tomaré como punto de partida hacia mi camino tanto del éxito profesional como del personal.

 

Te invito a que cada noche examines tu corazón y le preguntes: ¿Sientes alegría o decepción? La respuesta te dará orientación para fijar el rumbo del nuevo día.

 

“Todo es posible en la medida que tú creas que es posible”.

 

Gema Fierro Esquer

Dirección Editorial