(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx
Un acto vale más que mil palabras

Un acto vale más que mil palabras

La familia es la primera sociedad que los niños conocen y con la primera que interactúan, dado que están bajo un mismo ambiente, bajo las mismas normas por un tiempo determinado. La manera como ellos socialicen con este primer grupo inmediato (familia) , será la manera como lo harán en la escuela y en otros ambientes fuera de la casa. El ambiente ideal para el crecimiento de los pequeños es aquel que se construye sobre la base de la confianza y la comunicación bajo el paraguas del amor . Lo primero que deben tener presente los padres es que son el primer  ejemplo a seguir y representan el ideal de hombre y mujer para ellos. No basta con decir las cosas, hay que actuarlas. Un acto vale mas que mil palabras.   Los valores que se enseñan mejor con el ejemplo que con el concepto, siempre están acompañados de repeticiones positivas hacia otros, lo que se traduce en la multiplicación de los mismos dentro de la sociedad. Un ejemplo sencillo es la tolerancia, que explicada es muy bonita pero actuada es mucho más. Como sean tolerantes los padres con sus hijos en cada una de sus etapas y procesos, ellos lo serán con su entorno y crecerán con más apertura y empatía hacia situaciones del diario vivir en su entorno. Otros ejemplos como el respeto mutuo, la disciplina con cariño, la comunicación, la comprensión, forman parte del conjunto de enseñanzas que sus hijos deben conocer y practicar hasta que sea algo natural como parte de su rutina diaria,  para contribuir así al crecimiento positivo e integrativo de la sociedad. Colaboración...
10 cosas que tienen en común las mujeres con confianza en ellas misma

10 cosas que tienen en común las mujeres con confianza en ellas misma

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de prestar servicio en un grupo de asistencia y apoyo para mujeres que habían sufrido violencia en sus múltiples facetas. Mi trabajo consistía en entrevistar a cada mujer para luego canalizarla con el especialista correspondiente. De las muchísimas, por no decir cientos de mujeres que me tocó entrevistar, ninguna se creía o sabía valiosa; todas, sin excepción, manifestaban ser poco agraciadas, poco inteligentes, ignorantes, sin habilidades y hasta merecedoras del maltrato del que eran objeto. Una vez que dichas mujeres recibían terapia, apoyo psicológico, educación y comenzaban a trabajar para sostenerse a sí mismas, las cosas cambiaban radicalmente. Se veían y sabían diferentes y ahora estaban listas para enfrentar al mundo desde la perspectiva de mujeres fuertes y seguras de sí mismas. Ya sea que tengas hijas, hermanas o incluso para ti misma, te invito a que compartas y desarrolles estas cualidades que llenan de confianza y poder a las mujeres. Aquí te comparto algunas de las cosas que hacen que las mujeres se sientas más seguras y felices. 1. Trabaja Desde casa, medios turnos o hasta horas extras, es productiva y gana su propio dinero. Si es casada y su esposo es quien mantiene el hogar, administra con prudencia su hogar, sus bienes y se siente confiada porque sabe que puede obtener ingresos en caso de ser necesario. 2. Busca educación y preparación de manera continua No importa su condición social, su estado civil o las muchas o pocas oportunidades que haya tenido en la vida, siempre está en constante aprendizaje y en la búsqueda de nuevos saberes y habilidades. No es...
El respeto es como el dinero: unos lo piden otros se lo gana

El respeto es como el dinero: unos lo piden otros se lo gana

El respeto es un valor universal que todos deberíamos practicar sin condiciones. Sin embargo, hay quien lo impone sobre su propia persona sin considerar a los demás, reclamando un derecho que no sabe de cercanía o empatía. Porque el respeto es ausencia de explotación y si uno no es capaz de ofrecerlo, tampoco debería exigirlo. La etimología de las palabras siempre nos enseña cosas sabias. En este caso, si ahondamos en las raíces de la palabra “respeto” nos encontramos con “respectus” que deriva a su vez de “specere” que significa volver a mirar, revisar y ante todo “tener la sabiduría para ver algo en su esencia o en su individualidad”. Sin respeto todo se pierde: el amor, la honestidad, la integridad… Pocos valores son tan esenciales como el saber respetarnos unos a otros, con nuestras diferencias y particularidades. Todos hemos vivido en piel propia ese instante en que no hemos sido respetado en algún aspecto. Las injusticias se llevan a cabo en todos los ámbitos: familia, escuela, trabajo, pareja… Es necesario que reflexionemos un poco más en este término, porque tal y como dijo Kant en una ocasión, con el respeto se desarrolla la dignidad por uno mismo y por aquellos que nos rodean. El respeto empieza siempre por uno mismo El  respeto empieza siempre por uno mismo, porque cuanto mayor es nuestro nivel de autoestima, más respetamos a los demás. Puede parecer una obviedad, lo sabemos, pero no porque las cosas sean lógicas las practicamos siempre, como ocurre en este caso. La capacidad de respetarnos de forma íntegra y auténtica supone ser capaces de desarrollar los siguientes aspectos:...
Si tienes que forzarlo, no es tu talla (anillos, zapatos, relaciones…)

Si tienes que forzarlo, no es tu talla (anillos, zapatos, relaciones…)

Si tienes que forzarlo, no es tu talla. Esta afirmación es válida para cualquier elemento que de alguna manera tenga que encajar con nosotros, ya sean prendas de ropa o relaciones, amistades, etc. Imagino que la gran mayoría de los lectores se identificarán con esa situación en la que vemos una prenda que nos encanta, entramos a preguntar y nos dicen que nuestra talla se ha agotado. Entonces pedimos una talla más grande o más pequeña, para ver si hay suerte. Muchas veces nos empeñamos en que algo nos encaje y no nos damos cuenta de que en realidad nos está haciendo daño. La inercia, los mensajes dañinos que nos envía la sociedad, las expectativas, las oportunidades… Todo esto, traducido en una relación disfuncional, solo puede tener un resultado: el dolor. Lo que origina esto es la falta de amor. Pero no de cualquier tipo de amor, sino de amor propio específicamente. Es un verdadero triunfo atreverse a dejar a un lado nuestras esperanzas y abrir los ojos para darnos cuenta de que los buenos sentimientos no se acompañan nunca de sometimiento. El amor no se mendiga: si no te quieren, no ruegues El amor no se mendiga ni se ruega. Si no nos quieren, empeñarnos en que lo hagan es un suicidio emocional asegurado. No podemos esperar que ocurra un milagro y el amor surja. Mucho menos podemos mantener esas expectativas a costa de nuestra salud emocional y de nuestra libertad. De esto tiene mucha culpa la educación que recibimos. Así, por ejemplo, estamos cansados de que una y otra vez aparezcan en nuestros televisores películas que fomentan...
Nunca te adaptes a lo que no te hace feliz

Nunca te adaptes a lo que no te hace feliz

A veces lo hacemos, nos adaptamos a lo que no nos hace feliz como quien se calza un zapato a la fuerza pensando que es su talla, y al poco, descubre que es incapaz de caminar, de correr, de volar…La felicidad no duele y por tanto no debe oprimir, ni rozar ni quitar el aire, sino permitirnos ser libres, ligeros y dueños de nuestros propios caminos. Hace unos años una marca de jabones que comercializaba su producto para entornos laborales lanzó al mercado una gama en concreto que obtuvo bastante éxito. Impresa en la propia pastilla de jabón aparecía la frase “Happiness is Busyness” (felicidad es estar ocupado). Si bien es cierto que líneas como el concepto de “flujo” Mihaly Csikszentmihalyi enfatiza la idea de que concentrarnos en una tarea en cuerpo y alma puede darnos la felicidad, en esta ecuación debe añadirse sin duda el factor que hace referencia a si esa tarea nos es significativa o no. De hecho, muchos trabajadores veían con triste ironía el eslogan de esos jabones, porque no todos se sentían felices por llevar a cabo una tarea que, si bien les aportaba una remuneración económica, lo que no tenían era bienestar psicológico. Podríamos decir, casi sin temor a equivocarnos, que una buena parte de nosotros nos adaptamos casi a la fuerza a muchas de nuestras rutinas cotidianas, incluso siendo conscientes de que no nos hacen felices (o utilizando el símil de los zapatos, que nos hacen ampollas). Es como ir en el interior de una noria que nunca para de girar. El mundo, la vida, acontece nerviosa y perfecta ahí abajo, inaccesible y...
¿Qué es la intuición femenina y por qué tenemos el poder de leer la mente?

¿Qué es la intuición femenina y por qué tenemos el poder de leer la mente?

Sí, sí somos más inteligentes que ustedes (hombres) y también somos capaces de leer la mente. No, no lo dice ninguna feminazi contra el género masculino y tampoco lo asegura una secta de fanáticas a la magia negra. La intuición femenina es real y más lógica que muchas de las creencias que todos tenemos. En resumen y le pese a quien le pese, gracias a una variación genética las mujeres podemos descifrar los pensamientos y las emociones de una persona con sólo mirarla a los ojos. En nuestro ADN, según un estudio publicado por la revista Molecular Psychiatry, llevamos un genoma que facilita nuestra empatía cognitiva con los demás. Lo que todos conocemos como intuición femenina, misma de la que muchos se burlan, es en realidad una capacidad que –de acuerdo al informe del estudio que realizó la Universidad de Cambridge– es más bien una lectura muy fiel de la mirada. El sexo femenino es capaz de interpretar la información ocular que percibe, al grado de “adivinar” –por decirlo de alguna forma– lo que el otro siente o piensa. La prueba a través de la que se descubrió esta capacidad femenina, arrojó que algunos hombres también pueden hacer esta lectura; no obstante, la mayoría de las personas que obtuvieron los mejores resultados fueron mujeres. Un estudio confirmó que nuestros genes influyen en el rendimiento para descifrar lo que la mente de otro experimenta. En específico es el cromosoma 3 el que hace que las mujeres puedan “leer la mente”. Generalmente, hombres y mujeres poseen dos copias de este cromosoma: uno heredado de la madre y uno del padre. Sin...