(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

¿Tus hijos te han preguntado si Santa Claus existe? Esta mamá te dice cómo responder

¿Tus hijos te han preguntado si Santa Claus existe? Esta mamá te dice cómo responder

Los niños acostumbran preguntar muchas cosas: ¿Por qué el cielo es azul? ¿Cómo vuelan los aviones? ¿Por qué la Luna no se ve en el día? ¿Por qué no puedo respirar bajo el agua? Algunos de estos cuestionamientos son fáciles de responder, pero otros no tanto e incluso ponen a temblar a los padres por las implicaciones de las respuestas.

Un ejemplo de estas difíciles preguntas es la clásica: ¿Existe Santa Claus? (o los Reyes Magos, según la fecha y las creencias de cada quien? Normalmente las mamás y los papás no están seguros de qué decir ante esto, pues temen que la desilusión de los niños sea muy grande o, por el contrario, ellos ya sepan la verdad y sólo los están poniendo a prueba.

Charity Hutchinson, madre de 2 niños y que además cuida a un par de sobrinos, se enfrentó a esta complicada situación. Con el afán de darles la mejor resolución, se puso a investigar en Internet qué dicen otros padres y los expertos. Fue así que se encontró con la respuesta de una mamá que la dejó encantada, por la manera en que soluciona el dilema. Para ayudar a otros padres, la compartió en sus redes sociales.

«En nuestra familia tenemos una manera especial para la transición de los niños, pasan de recibir de Santa a convertirse en Santa. De esta manera, la construcción de Snata no es una mentira que sea descubierta, sino una serie de buenas obras y espíritu navideño.

Cuando tienen 6 o 7 años, cada vez que observas la sospecha de que Santa puede no ser un ser material, eso significa que el niño está listo.

Lo llevó a ‘tomar un café’ en cualquier lugar. Estamos frente al mostrador, pedimos nuestras bebidas y hago el siguiente pronunciamiento: Seguro que has crecido mucho este año. No sólo eres más alto, puedo ver que tu corazón también ha crecido (señalo 2 o 3 ejemplos de comportamiento empático, consideración a los sentimientos de la gente, buenas acciones, etc., que el chico hizo el año pasado). De hecho tu corazón ha crecido tanto que creo que estás listo para convertirte en un Santa Claus.

Probablemente te hayas dado cuenta de que la mayoría de los Papás Noel que ves son personas vestidas como él. Algunos de tus amigos podrían incluso haberte dicho que no hay Santa. Muchos niños piensan eso, porque no están listos para ser un Santa aún, pero tú lo estás.

Dime las mejores cosas de Santa. ¿Qué hace Santa con los problemas? (conduce al niño para que tenga la agradable sensación de haber hecho algo por alguien más). Bueno, ahora estás listo para hacer tu primer trabajo como Santa.

Asegúrate de mantener el tono de conspiración adecuado. Entonces deja al niño elegir a alguien que conozca -un vecino normalmente-. La misión del niño es que en secreto, maliciosamente, encuentre algo que la persona necesita y luego lo consiga, lo envuelva y lo entregue, sin nunca revelar de dónde vino el regalo. Ser un Santa no se trata de obtener crédito, es desinteresado.

…Mi hijo mayor… a lo largo de los años, eligió un buen número de objetivos, siempre con un regalo único sólo para ellos. Cuando llegó el momento de que el hijo número 2 se uniera a las filas, el mayor llegó y ayudó en el discurso de inducción. Ambos son excelentes y por cierto nunca sintieron que les había mentido, porque se les permitió entrar en el secreto de ser un Santa».

De acuerdo con la publicación, esta opción puede ser aplicada en niños mayores de 6 o 7 años, que es la edad en que comienzan a cuestionarse sobre la existencia de los seres mágicos y la posibilidad de que realmente existan (por supuesto la edad puede variar, de acuerdo con cada niño).

Lo siguiente es llevar al pequeño a algún lugar agradable para él, con el fin de tener una tranquila charla sobre el tema. No debe parecer un sermón o una clase escolar, la conversación tiene que ser más bien en tono de cómplices.

Una vez que el niño está relajado, se podrá hablar con él de lo mucho que ha crecido, de los buenos actos que tuvo durante el año y de que ya está listo para tomar el lugar de un Santa Claus. Con esto no significa que se pondrá un traje rojo y bajará por la chimenea, pero sí que tendrá detalles especiales o dará regalos de forma desinteresada a otras personas, tal y como Papá Noel lo ha hecho con él y otros miles de niños.

¿Cuál es la intención de todo esto? Que los hijos no se sientan decepcionados al descubrir que Santa Claus no es un ser mágico que vive en el Polo Norte. Por el contrario, ellos podrán entender que ‘el señor del trineo’ es más bien toda una idea que envuelve el espíritu de la Navidad, ese hermoso sentimiento de dar sin esperar nada a cambio. Además, no les estamos diciendo de manera tajante que «no existe», les estamos transmitiendo una bella costumbre de ayudar a los demás y compartir lo que tenemos.

¿Qué opinas de esta idea? ¿La aplicarías con tus hijos?

 

 

 

https://www.vix.com/

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *