(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

LA INDIVIDUALIDAD DEPORTIVA

LA INDIVIDUALIDAD DEPORTIVA

Cuando escuchamos que una persona se le recomienda que debe de trabajar en su individualidad en el ámbito deportivo, ¿qué es lo primero que te viene a la mente?… “le falta esto”, “no sabe aquello”, “no sirve para eso”. Casi siempre las personas se refieren a otras de forma negativa y más aún de nosotros mismos, cuando estamos frente al espejo somos crueles con nuestra propia persona.

Hay un principio fundamental en la individualización deportiva y no significa ser egoísta en un equipo, ni mucho menos criticar como a si esa persona es soberbia. La individualidad tiene que ver con conocerte a ti mismo.

Todos tenemos una estructura física y psicológica totalmente diferenciada de los demás, somos seres únicos e irrepetibles, experiencias realizadas con gemelos lo han demostrado. Las respuestas de los deportistas siempre tendrán variaciones, y en algunos casos serán muy grandes. Por esta sencilla razón, no reaccionamos igual a un mismo estímulo, o lo que es lo mismo, no nos sirven los mismos entrenamientos a todos, debemos adaptarlos. Conocernos como deportista será la mejor forma de captar las enseñanzas del entrenador  teniendo claro mis objetivos a corto y largo plazo me ayudará a obtener un mejor resultado. Los entrenadores deben de observar a cada atleta según su personalidad para desarrollar su potencial de una manera práctica y efectiva.

El hecho de que seamos únicos es debido a la unión de dos características principales: nuestro genotipo (genética que hemos recibido) y nuestro fenotipo (digamos que son los hechos y elementos que han ido añadiéndose a cada persona desde nuestro nacimiento). Estas son las bases y el soporte de la individualidad del ser humano.

En el área psicológica de individualización te recomiendo que trabajes en estos 4 puntos:

  1. Gustos: Debemos entrenar algún deporte que nos gusta, así tendremos menos situaciones de rechazo hacia determinados entrenamientos y buscar los más estimulantes para cada persona.
  1. Objetivos: Los objetivos de la persona marcarán una diferenciación del entrenamiento ya que tendrá claro lo que quiere y podrá focalizar su necesidad individual y obtendrá menos frustraciones que lo llevarían a un abandono de la práctica deportiva.
  1. Motivación: El grado de motivación llevará a la persona a realizar un esfuerzo más o menos generoso en el entrenamiento, por eso debemos tenerlo en cuenta, no sólo para adaptar la carga de trabajo, sino para presentar de tal manera que resulte atractiva y motivante.
  1. Experiencia deportiva: Las experiencias pasadas o la inexperiencia, los éxitos y fracasos también condicionan la motivación hacia una forma u otra de entrenamiento. Es por eso que recomiendo manejar una motivación intrínseca. La motivación intrínseca actúa en dos factores: la competencia y la autodeterminación, después comentaré de estos dos factores que son temas interesantes.

Ponte en acción…

Toma tu libreta preferida y escribe lo que te gustaría mejorar en tu individualidad de la siguiente manera:

 

 

Escribe qué puede limitar ese deseo como por ejemplo… me limita el no saber respirar.

Escribe las soluciones para derribar los límites, por ejemplo, calendariza  la práctica de estos deseos donde podrás visualizar el avance de cada uno de ellos.

 

 

 

 

“Podemos ignorar las diferencias y suponer que todas nuestras mentes son iguales, o podemos aprovechar estas diferencias”. H. Gardner

Por: Karina Ojeda
Psicóloga del Deporte
karinaobp@gmail.com

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *