(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

Dra. Marisela Flores LA ALEGRÍA VS EL CÁNCER

Dra. Marisela Flores LA ALEGRÍA VS EL CÁNCER

La voz en el auricular es serena, como quien no corre ninguna prisa. El contraste se hace presente cuando su entusiasmo por ser entrevistada mientras prepara un café, le cambia el rumbo a la conversación. Se rompió el hielo.

A pesar de ser sonorense por adopción, su acento no es tan norteño, pero su energía es como la de cualquier norteña a la que el sol recarga en esos calurosos días de verano. La doctora Marisela Flores, es originaria del Distrito Federal, estudió en la Universidad Autónoma de México, la UNAM.

Pareciera que su vida ha sido guiada a través de sucesos únicos que la han llevado por un camino de aprendizaje y conciencia.

“Estudié medicina en la UNAM y me especialicé en Rehabilitación Física, me mudé de D.F. por hambre… Sabía que había mucha competencia y que no sería fácil encontrar trabajo. Entonces decidí tomarme unas vacaciones, una amiga me invitó a Hermosillo y me quedé.”

En estas vacaciones ocurre el primer suceso… “De regreso de una boda a la que había asistido con mi amiga, ocurre un accidente en la carretera. Sin pensarlo me bajé del carro y fui a auxiliar a los heridos, transcurrió el tiempo y llegaron los paramédicos”, recordó.

Concluido el terrible suceso, Marisela fue cuestionada por uno de los paramédicos. Después de confirmarles que era egresada de medicina, le ofrecieron trabajo en el área de urgencias. Ahí comenzó todo. Tras tomar el trabajo, se muda con su hijo a Hermosillo.

Marisela y su hijo comenzaban una nueva historia. Al tiempo de laborar en el turno nocturno de urgencias, la doctora Flores, pidió trabajo de su especialidad, el cual le fue negado argumentándole que no era necesario un Rehabilitador Físico y menos mujer.

“Después de que me negaran el trabajo, no me di por vencida y busqué otra oportunidad. Entonces acudí al Hospital Oncológico del Estado de Sonora, platiqué con el doctor a cargo y comencé con mi verdadera especialidad: Rehabilitación Oncológica”, reveló.

 

Marisela, desconocía que la vida le preparaba el segundo paso. Su segunda mayor enseñanza de vida.

 

El medicamento: Endorfinas

La doctora Flores, está convencida que el ejercicio es una actividad vital para la pronta recuperación de sus pacientes. Las endorfinas es el medicamento que recomienda, ella lo ha vivido en carne propia y lo comprueba.

Triatleta desde hace alrededor de 10 años, comenzó a interesarse en este deporte de alto rendimiento a partir de un accidente, el cual le marcó la vida e hizo que cambiara de parecer respecto a su profesión. Ella deseaba ser médico cirujano, pero la vida una vez más, le mandaba otro mensaje.

“Tenía como 31 años y estaba realizando mis prácticas profesionales en el estado de Hidalgo, sufrí un accidente automovilístico y caí al fondo de un barranco, me daban por muerta. Después de rescatarme pasé mucho tiempo en el hospital, pensaron que no sobreviviría, pero lo hice. Aseguraron que no volvería a caminar y se equivocaron”, recuerda alegremente.

Tras muchos intentos y ejercicio Marisela volvió a caminar, asegura que su mamá nunca la dejó, siempre la impulsó en su recuperación y que gracias a ella fue como logró volver a caminar, ya que en el hospital consideraban su caso como perdido, incluso hasta para darle rehabilitación física.

“Recuerdo que mi mamá le pedía a quien me visitara que me movieran las piernas y me hicieran ejercicios, la rehabilitadora física consideraba mi situación una pérdida de tiempo. Pero mi mamá no se conformó, ella decía que ya me había quebrado todo lo que me tenía que quebrar, que ayudarme con los ejercicios, ayudaba más a mi recuperación que a mi dolor”, relató.

Una vez pasado este suceso, Marisela continuó con sus planes de ser médico cirujano, sin embargo, la vida le mandó otro mensaje. Tras su accidente padeció durante algún tiempo de ataques epilépticos. Su mamá, abogada de profesión, le advirtió sobre los riesgos de padecer un ataque en una cirugía, lo cual hizo que replanteara su elección.

Tras meditarlo, reconoció que lo importante era ayudar a la gente, así que recordó su experiencia con la rehabilitación física en su accidente y decidió especializarse en ello. Se prometió a sí misma no repetir la actitud de aquella rehabilitadora que le había negado la oportunidad de recuperarse.

El cáncer aparece

La doctora Flores, llevaba una vida sana y deportista. Parte de su terapia de rehabilitación, era fomentar en sus pacientes el ejercicio y la sana alimentación.

Tras descubrir la eficiencia de las endorfinas, sustancia que se libera al hacer ejercicio, y como aminoraba el dolor en pacientes con cáncer. Se vio obligada a llevarla a cabo en sí misma. En 2016 fue diagnosticada con cáncer de mama.

“Recibí 16 quimios, 30 radioterapias y 17 anticuerpos. Me sometí a una cirugía de mama e inmediatamente después de la operación, puse en práctica la rehabilitación. Experimenté como el dolor disminuía su intensidad gracias a las endorfinas, además mejoró mi función renal, lo cual me ayudó a eliminar más rápido los tóxicos de la quimioterapia”, recordó.

A pesar de que su doctor le había prohibido comenzar la rehabilitación física tan rápido, los resultados de sus estudios fueron tan prometedores que la instó a seguir con su terapia.

Ha pasado un año desde la detección del cáncer. Hoy la doctora Marisela Flores, festeja su vida y asegura que el cáncer la acabó, pero la obligó a reconstruir todo, al grado de considerarlo liberador.

 

“Me enseñó a ver la vida por hoy, me di cuenta que mi vida es un tesoro, que no vale la pena gastarla en tonterías y sufrir por ellas. El cáncer fue una bendición. El cáncer mi liberó”, finalizó.

La doctora Marisela Flores, es una triatleta muy apreciada, además de ser el único médico de rehabilitación que se dedica exclusivamente en rehabilitación oncológica en todo el país.

“A pesar de tener un lugar privilegiado en el INCAN, Instituto de Cancerología, decidí tratarme con los médicos del Centro Estatal de Oncología de Sonora, los médicos son increíbles. No le piden nada a los del D.F.”.

“El cáncer se puede curar en etapas tempranas, lo único que te saca es el ejercicio y la medicina alópata”.

 

 

Por: Ceres Libertad Serés
 Periodista
 cseres22@gmail.com

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *