(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

ENMARCANDO ESPACIOS

ENMARCANDO ESPACIOS

Las medidas, el marco, la ubicación, la composición… Resolvamos todas las dudas para que demos vida a las paredes con cuadros.

 

Resultado de imagen para DECORATION WALLLos cuadros son el accesorio decorativo favorito por excelencia, pasen los años que pasen, siempre se podrá recurrir al cuadro como complemento para decorar; y teniendo en cuenta que un cuadro se compone de tres elementos que son el cuadro (completo), el marco (solo) y en ocasiones una imagen dentro de él, tenemos con ello un accesorio de lo más versátil y es que tenemos la opción de utilizar estos tres elementos juntos o por separado.

Los cuadros en la decoración del hogar son un aditivo fundamental, aportan mucho a la decoración y además ayudan a darle vida a todas esas áreas que muchas veces vemos como vacías. Un cuadro no tiene que necesariamente contener una obra de arte, pero un buen cuadro puede hacer que cualquier imagen parezca una obra de arte, y es que un cuadro decorativo bien puede ser una foto familiar, un boceto hecho por ti o alguien de la familia, o tan sólo un marco vacío. La obra de arte radicará en el modo que lo expongas y en el cómo luzca como parte de esa decoración. Para entender un poco más del asunto, te propongo que veamos algunos consejos para decorar con cuadros.

Ante todo, huir de los preceptos establecidos en el tiempo es un modo de lograr decoraciones y ambientaciones diferentes, pero sobre todo únicas. No creas que cómo ves las cosas es la única manera de disponer y organizar los objetos decorativos, para nada; piensa desde cero, esta clave es fundamental.

Resultado de imagen para DECORATION WALL

No sólo enmarques cuadros u obras de artes plásticas. Puedes colocar un cuadro alrededor de una escultura de yeso, de las que se adhieren a la pared. También alrededor de otro cuadro y hacer una secuencia de marcos para cuadros o solamente eso, un marco.

Otro recurso es el de hacer combinaciones o agrupaciones, de modo que crees un juego de cuadros decorativos en el espacio, donde pueden convivir obras de arte, espejos y cualquier objeto decorativo.

Pero ojo sin importar la manera en la que decidas colocarlos siempre es fundamental que no hagas la decoración sobre la marcha; siempre es imprescindible medir bien el espacio disponible, preséntalos en un área antes de colocarlos definitivamente, hacer movimientos de ser necesario haz ahí las combinaciones necesarias y luego, reprodúcela en el área definitiva; así te será más fácil y no tendrás equivocaciones.

Recuerda los cuadros tienen dimensiones y las paredes también; hay que jugar con eso. Si el espacio es muy grande y no deseas colocar muchos elementos, prueba con un solo cuadro, pero que rellene bien el espacio donde lo vas a colocar.

Entonces se te vienen a la mente varias preguntas:

Resultado de imagen para DECORATION PHOTO WALL¿Cómo los distribuyo en una pared?

Cuando cuelgues varios cuadros en una pared no pienses en cada una de las obras por separado, debes visualizarlas todas como un conjunto. Eso no quiere decir que las obras tengan que ser iguales, pero sí que en el mismo plano visual queden bien.

¿Cómo acierto con las medidas?

Tan malo es quedarse corto con el tamaño del cuadro como elegirlo demasiado grande. Para acertar con la proporción justa lo mejor es probarlo. Que alguien te ayude y detenga el cuadro donde quieres ponerlo y tú, mientras, haz una foto. De este modo verás si queda muy grande o pequeño con respecto a un mueble o el tamaño de la pared.

Las composiciones

Simétrica; es la composición más clásica. Los cuadros comparten tamaño, forma, marco y marialuisa o paspartú. Y están colgados a la misma distancia. Además, reproducen una forma geométrica, como un rectángulo.

Asimétrica; esta última, mezcla formas en ella se tiene más espacio a la imaginación y creatividad, se le puede dar un estilo propio y sobre todo adecuarlo más fielmente a tu estilo decorativo, y es que si quieres combinar obras con formas y tamaños distintos, tienes varias opciones. Una de ella es que puedes hacer que el conjunto forme una figura compacta (cuadrado, rectángulo…). O bien puedes optar por una composición libre pero siempre cuidando que los espacios entre obras sean del mismo tamaño.

Marcos, ¿sí o no?

Depende de lo que quieras conseguir y del tipo de cuadro. Si la obra por sí sola tiene mucho protagonismo o colores muy vistosos puede ser que un marco “distraiga”. En cambio, cuando un cuadro es muy neutro, un marco te ayuda a “levantarlo”.

¿Colgar o apoyar?

Si lo cuelgas el cuadro te ayudará a enmarcar el mueble o espacio que decidas además que “no ocupara espacio”.

Pero, si prefieres apoyarlo además de ser más práctico, porque no tienes que hacer agujeros, puedes aprovechar para intercalar obras de distinto tamaño. Así creas un atractivo foco de atención sobre el mueble.

Recuerda que nada es definitivo, los clavos se pueden quitar y las paredes resanar; si no te gusta vuelve a intentarlo las veces que sean necesarias, tu creatividad es el límite, mezcla fotos, obras de arte, con marco, sin marco, esculturas… o porque no has algo más sobrio y convierte esa obra de arte en un objeto único como protagonista del lugar.

Todo está en adecuarlo a tu espacio y estilo decorativo para que fluya en armonía con lo que ya existe en el lugar y en conjunto, ayudaran a crear el espacio ideal para ti.

Por: Fernanda Grijalva
Lic. En Diseño y Decoración de Interiores
Directora de arte en: Fernanda Grijalva “Diseño interior”
feer.gp@gmail.com


Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *