(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

Señales de que NO estás cuidando bien tu diabetes

Señales de que NO estás cuidando bien tu diabetes

Mantener la glucosa bajo control es un reto diario que bien merece la pena ya que son muchos los órganos y sistemas de cuerpo que se afectan cuando tu glucosa está descontrolada.

El cuerpo te habla. Puedes sin razón aparente sentirte mareado o aturdido. Puedes llegar a desmayarte cuando estás sentado y te levantas demasiado rápido. Puedes experimentar palpitaciones, sentir que te falta el aire, sudoraciones, o por el contrario, piel muy seca que aun con calor no suda.

Aprende a reconocer las señales más comunes de que la glucosa en la sangre está alta.

Visión borrosa

Notas que ves borroso, no puedes leer el tamaño de las letras que antes leías, o se te hace difícil adaptarte de la oscuridad a la luz. Puede que veas anillos alrededor de las luces en la noche. Si notas manchas en tu campo visual ¡peligro!

Los ojos necesitan del flujo de sangre para funcionar y cuando la glucosa ha estado alta por mucho tiempo, los vasos sanguíneos se debilitan y se hacen permeables. Cuando los vasos sanguíneos están débiles ocurre fuga de líquido y sangre y se inflama la retina. La sangre llega a la retina a través de los vasos sanguíneos, por eso ves manchas en tu campo visual. Esta condición se conoce como retinopatía diabética.

La retinopatía diabética, las cataratas y el glaucoma componen el grupo de enfermedades del ojo diabético. Mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro de los valores normales y examinar los ojos una vez al año con dilatación de pupilas, protegerán tu visión y ojos.

Vejiga e intestinos

Los nervios autónomos son los nervios que van desde la médula espinal hasta el corazón, pulmones, estómago, intestinos, vejiga y órganos reproductores.

Estos nervios no dependen de tu voluntad para realizar sus funciones. Cuando la glucosa en la sangre permanece alta por mucho tiempo, daña estos nervios.

El daño a los nervios autónomos puede producir vejiga hiperactiva lo que significa que orinas con más frecuencia, sientes deseos repentinos que no puedes controlar y experimentas goteo.

Puede que sientas deseos de orinar, pero no puedas usar el baño porque los músculos del esfínter no reciben la señal de que la vejiga está llena. A causa de esto puedes sufrir infecciones en la vejiga.

Ocurre estreñimiento o diarrea si los nervios en el intestino delgado presentan daños. El estómago puede perder la capacidad de mover los alimentos a través del sistema digestivo causando vómitos y distensión abdominal. Esta enfermedad se conoce como gastroparesia.

Pérdida de audición

Los vasos sanguíneos pequeños y los nervios en el oído son los responsables de la transmisión de sonidos desde el exterior al cerebro. Los nervios craneales van del cerebro a los ojos, la boca y los oídos. Cuando la glucosa en la sangre permanece alta pueden dañar los vasos y nervios provocando la pérdida de audición.

La sordera es una enfermedad dos veces más común en las personas con diabetes.

Boca, encías y dientes

¿Sientes la boca seca? ¿Se te inflaman y sangran las encías con frecuencia? ¿Te salen ulceritas en la boca? ¿Te duelen los dientes y sospechas que tienes caries? Cuando la glucosa en la sangre está alta puedes experimentar los mismos efectos que cuando en la boca hay residuos de azúcar. En boca, encías y dientes “dulces” se promueven caries en los dientes e infecciones en las encías.

Para cuidar tu salud oral debes llevar buen control de glucosa en la sangre y debes ir al dentista dos veces al año para revisión y limpieza. Déjale saber en la cita que eres paciente diabético.

Lectura relacionada: Cuidado oral y diabetes en niños y adolescentes

Piel reseca y con comezón

Cuando la glucosa está alta la piel retiene menos humedad, por esto se reseca y agrieta con frecuencia. La piel seca es más sensible a cortes e infecciones.

Adormecimiento y dolor en manos y pies

Los nervios periféricos, o los que van desde la médula espinal hasta las extremidades (brazos, manos, piernas y pies), comienzan a deteriorarse cuando la glucosa en la sangre permanece alta por mucho tiempo. Si sientes dolor, ardor, hormigueo, entumecimiento, falta de sensibilidad, dificultad de movimiento y atrofia en manos y pies, eso es señal de que necesitas manejar mejor la glucosa.

http://ladiabetes.about.com/

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *