(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

Tu cuerpo puede traicionarte el día de la carrera

Tu cuerpo puede traicionarte el día de la carrera

Pero tú puedes hacerle frente y recuperar el control
El entrenamiento está diseñado para prepararte para las adversidades que puedan surgir el día de la carrera: un recorrido ondulado, una distancia algo más larga de lo previsto, un ritmo más rápido. Pero a veces la carrera no es lo que arroja al vacío, es tu cuerpo el que te sorprende.

Entonces, ¿qué debes hacer si tu cuerpo se resiste cuando más lo necesitas? Aquí, varios expertos opinan sobre las formas más molestas en que tu cuerpo puede echar al traste tu carrera y cómo puedes recuperar el control.

Irrefrenables ganas de ir al baño

Nadie quiere estar en la línea de salida de una carrera cuando tus intestinos está a punto de explotar. Es importarte aprender a escuchar y entender el cuerpo para poder darle lo que necesita. ¿Pero qué haces si no tienes ganas de ir al baño antes de salir de casa? La respuesta está en el café.

“Una taza de café ayuda a conseguir que todo se mueva dentro de ti,” dice Mark Coogan, corredor profesional de New Balance. “La mayoría de los corredores de élite toman algo con cafeína para ayudarles a ir al baño.”

El café provoca contracciones en el intestino, lo que desencadena que las heces se desplacen hacia tu recto, dice Satish Rao, director del centro de salud digestiva en la Universidad de Georgia. Lo mismo ocurre con la comida, así que si realmente quieres despertar tus intestinos, come algo con tu café, también.

La cafeína en el café también tiene una ventaja añadida: Estimula los ácidos grasos en el torrente sanguíneo, que utilizarás como energía al comienzo de la carrera, dice Coogan.

Si el café no te ayuda, prueba con un trote corto, una caminata ligera sugiere Terrence Mahon, un entrenador de alto rendimiento para la Asociación Atlética de Boston.

Te despiertas con un resfriado

Si te despiertas con un resfriado, debes sentirte realmente  muy bien para salir a correr tu carrera, dice Shanna Levine, instructor clínico en la Escuela de Medicina Monte Sinaí.

Un resfriado deshidrata tu cuerpo más de lo habitual, por lo que debes dar prioridad a la hidratación en forma de una comida sólida previa a la carrera. Esto te puede ayudar en la carrera y a reponer los líquidos perdidos.

“Mis snacks favoritos para el día de la carrera son un vaso de zumo de naranja, que está lleno de antioxidantes y vitamina C y pan de trigo integral con mantequilla de cacahuete y jalea orgánica con al menos 3 vasos de agua”, dice el doctor Levine. Esta combinación nos aporta la mantequilla de cacahuete como fuente de proteínas, el pan como un carbohidrato complejo, y una gran hidratación.”

Pero si te despierta sintiéndose mal, comprueba primero tu temperatura. Si tienes fiebre, no podrás correr, dice el doctor Levine.

La fiebre es la reacción de tu cuerpo para combatir una infección, y serás más propenso a deshidratarte con facilidad.

Además, si corres cuando estás enferma podrías provocar que tu enfermedad empeore. Considere la fiebre la forma en que tu cuerpo te pide que te lo tomes con calma.

Entra un insecto en el ojo

Cuando estás corriendo a un ritmo rápido, de repente un insecto puede volar directamente a tu ojo, provocando que cada parpadeo sea una tortura.

Si un insecto u otro tipo de residuos se abre paso en el ojo a mitad de carrera, es probable que vaya a pasar el rato detrás de tu párpado inferior, dice Matthew Gardiner, director de servicios de emergencia de oftalmología en Massachusetts.

Si no quieres parar, trata de parpadear varias veces para ver si así lo eliminas, el exceso de lágrimas puede ayudar a limpiar hacia fuera, pero no te frotes los ojos. Si no funciona, tendrás que hacer una pausa para quitártelo.

Tu estrategia debe ser: pide a un amigo que te eche un vistazo, o utiliza un espejo (la cámara del iPhone también funciona), para localizar el origen de la molestia.

Un buen remedio es utilizar gafas de sol, dice Mahon. Esto debería evitar que los insectos y las partículas polvo.

Te da flato

Crees que tienes todo controlado, pero de repente aparece el temido flato.

Las punzadas laterales suceden generalmente por dos razones, dice Mahon. El primero es el resultado de un exceso de giro en la columna vertebral unido a una insuficiente rotación de los hombros y la zona torácica.

Si sientes la punzada en el área del diafragma (justo debajo de las costillas), el problema podría estar ligado a tu respiración. Respira lenta y profundamente para controlar tu respiración y ejerce presión sobre la zona que sientas dolor para relajar el espasmo, sugiere Coogan.

Otra razón común es comer o beber algo que no te haya sentado bien, dice Mahon, probablemente algo demasiado ácido o demasiado complejo para ser absorbido rápidamente. Este es un buen recordatorio para no comer ni beber nada nuevo el día de la carrera.

Si es demasiado tarde para esto, trata de tomar pequeñas cantidades de agua para ayudar a mover el alimento, masajea suavemente la zona acalambrada mientras corres, y respira lenta y profundamente.

 

Notas que se te está haciendo una ampolla

“Los inevitables ampollas, dedos con sangre, dolor en los talones, y similares ocurren con tanta frecuencia que son las insignias de honor para muchos corredores”, dice Mahon. Pero estas cuestiones también pueden parar tus entrenamientos y carreras.

En muchas ocasiones se debe a la mala colocación de los calcetines. Si notas que comienzan a arrugarse hacia arriba, es mejor, parar y perder unos segundos para ponerlos en su sitio, dice Coogan. Un calcetín fuera de sitio puede cambiar tu modo de andar y conducir a la fricción, lo que puede significar ampollas, señala.

Si se trata de un día caluroso o lluvioso, considera ponerte un poco de vaselina en los pies, dice Mahon. “Esto reducirá la fricción y evitará el recalentamiento.”

Si tiendes a sudar mucho, prueba a ponerte polvos de talco en el interior de tus zapatillas para ayudar a absorber el exceso de humedad.

http://www.runners.es

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *