(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

¡Actívate, haz ejercicio en la oficina!

¡Actívate, haz ejercicio en la oficina!

El pretexto más común cuando escuchamos hablar de hacer ejercicio es: “No tengo tiempo”. A esto le sumamos: “Paso mucho tiempo en la oficina”. Bien, es cierto que la vida moderna reduce cada vez más los espacios para ejercitarnos y relajarnos, sin embargo, no hay pretextos puesto que ya existe una serie de ejercicios que podemos hacer dentro de la oficina.

Porque todos lo sabemos está de más decir que el sedentarismo puede provocar enfermedades cardiovasculares y obesidad, sin embargo, hay quienes creen que esto puede ser un poco exagerado y que nada puede sucedernos por estar tanto tiempo sentado y frente a la computadora: ¡mentira! El sedentarismo es el peor enemigo de los oficinistas.

Hay oficinas en Europa y Estados Unidos, en las cuales cada cierto tiempo se hace una pausa para que sus trabajadores se estiren y relajen un poco, al tiempo que realizan ejercicio para poner en movimiento los músculos y la circulación de la sangre. Si realizas pausas para ejercitarte no sólo activarás tu organismo sino reducirás los niveles de estrés y te cargarás de energía. Recuerda que todo es en tu beneficio.

Ponte en sintonía con tu cuerpo:

  • Coloca los brazos a los costados y da un paso lo más amplio que puedas hacia delante con la pierna derecha, procurando que tu muslo quede paralelo al piso, luego vuelve a tu posición original. Repite el ejercicio con la pierna izquierda.
  • Coloca tu espalda en la pared, mueve los pies lejos de ella hasta que el muro sostenga todo el peso de tu espalda. Dobla tus rodillas hasta formar un ángulo de 90 grados y mantén esa posición el mayor tiempo que puedas.
  • Haz sentadillas. Desciende un poco con las piernas abiertas, parado muy firme, frente a una silla; cuando sientas que tu trasero tocará el asiento, levántate. Recuerda que debes recargar el peso de tu cuerpo sobre los talones.
  • Cuando esperes que la copiadora escupa las copias que le pediste, o bien cuando esperes a que la secretaria deje de manipular la cafetera, haz ejercicios de precalentamiento: sube y baja los talones apoyándote en los dedos de los pies.
  • Trata de estar en constante movimiento, de esa manera además de hacer ejercicio no perderás la concentración. Realiza una caminata alrededor de los escritorios, asómate a ver qué está haciendo el vecino (o la vecina), etcétera.
  • Este va más bien dirigido a las mujeres: ejercita tus pompas. Párate y siéntate en la silla que ocupas y trata de alternar apretando tus glúteos al subir y relájalos al bajar.
  • Éste inténtalo hacer cuando te encuentres solo, no vayan a creer que estás loco, porque tendrás que tirarte al suelo. Haz una serie muy leve y rápida de abdominales, ya sea acostado, normal, o bien subiendo las piernas en una silla.
  • Un buen ejercicio para reducir tensión es subir y bajar los hombros, de ser posible hasta las orejas.

Recuerda, si alguien te ve raro, dile que estás preocupándote por tu salud, sobre todo si el individuo carga un pastelillo en las manos.

(Con información de enplenitud.com)

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *