(662)2914574 / (662) 200 0072 gema@urbecapital.com.mx

Manual de vacaciones para viajar y reconciliarte con tu autoestima

Manual de vacaciones para viajar y reconciliarte con tu autoestima

¿Hace cuánto no te vas de viaje? Ojalá cuando decidas responder esta pregunta, no te des cuenta de que realmente no sales de la ciudad hace meses, o años. Ojalá tengas el hábito de escapar  de vez en cuando, así sea por un día, al campo. Porque viajar es necesario para el alma, el cuerpo y la vida entera.

A veces estamos tan absorbidas por la rutina diaria que no nos damos cuenta de la monotonía en la que cae nuestra mente. Nuestros rituales diarios son buenos, porque nos ayudan a organizar nuestra vida, sentirnos seguras y reafirmar todo lo que somos. Pero cuando pasamos demasiado tiempo sin extraernos de nuestra propia realidad, comenzamos a pensar que es la única posible. Y el universo es inmenso como para quedarnos con ideas tan pequeñas sobre él y sobre nosotras mismas.

El trayecto de la casa al trabajo puede ser lindo, pero es demasiado pequeño comparado con todo lo que el mundo tiene para ofrecer. Las paredes del salón de clases o de nuestra casa nos hablan de muchas cosas, pero a veces necesitamos escuchar frases distintas, como las que sopla el viento sobre las montañas, o las que cargan los ríos por entre los valles, o simplemente las que cuentan la historia de una ciudad lejana y encantadora.

Cuando viajamos a lugares desconocidos, donde nadie nos conoce y nada nos pertenece, donde no tenemos historia, lo único que nos queda es aferrarnos a nosotras mismas y confiar en nuestra autoestima. Por eso es tan bello irse de viaje. Porque es la mejor manera de emprender dos caminos a la vez: uno hacia afuera, para conocer el mundo, y otro hacia adentro, para conocernos mejor como mujeres.

Abrir la mente a nuevos paisajes, escuchar la melodía de otros acentos, conocer otras formas de vida y untarse de otras culturas exquisitas, siempre nos hará abrir nuestro corazón para entender que el mundo es inmenso y hermoso, y que es nuestro, para que lo disfrutemos a cada segundo y en cada centímetro. Viajar también nos ayuda a valorar todo lo que tenemos de vuelta en casa, a atesorar nuestra autoestima y esa vida que llevamos junto a quienes nos quieren.

Así que si hace rato no se dan una escapada, aprovechen estas vacaciones para hacerlo y aprovechen estos consejos que Dove les regala para hacer de sus viajes una experiencia que nunca jamás van a olvidar:

1. No temas viajar sola.

Confía en ti. Si no tienes compañía para viajar, aprende a hacer de ti misma la mejor compañía que puedas tener. Esto fortalece inmensamente tu amor propio. Siempre nos han enseñado que la soledad es algo negativo y triste, pero cuando vayas a conocer el mundo por tu cuenta, aprenderás que también puede ser algo precioso y sagrado.

2. Elige un lugar que te resulte inspirador.

La mayoría de los planes que ofrecen las agencias de viaje son demasiado turísticos. Dove te aconseja trazar tu propio mapa: elije tú misma los lugares que quieres visitar y escoge solo aquellos que te resulten inspiradores para alimentar tu imaginación, tu autoestima y tu espíritu.

3. Piérdete a propósito.

Dicen que perderse la mejor manera de conocer un lugar. Hazle trampa al mapa por un día y piérdete. Verás cómo enseguida se hace realidad ese hermoso concepto llamado “Serendipity” que habla de encontrar lo que no andabas buscando. Déjate sorprender, entrégate a la emoción de no saber dónde estás parada y disfruta cada segundo de ello.

4. Ponte una misión especial durante el viaje.

Es lindo tener un objetivo en cada viaje. Puede ser dar gracias, o pedir por algo, o simplemente alcanzar una meta. Por ejemplo, si vas a visitar un lugar con algún monte famoso, hazte el propósito de subirlo hasta la cima, o si de repente visitas una ciudad con un cementerio famoso, proponte visitar la tumba de ese escritor que tanto te ha inspirado. Una vez cumplas esos objetivos te sentirás increíble.

5. No importa si vas lejos o cerca.

No hay necesidad de ir demasiado lejos para desconectarte por un rato de tu realidad. Si no tienes presupuesto para cruzar el océano, cambiar de continente o viajar a otro país, simplemente súbete a un bus y viaja a algún lugar cercano y mágico. Nada más con sentir la arena del mar en tus pies, o bañarte en el agua helada de una cascada y pasar unos días en las afueras, podrás recargar tu energía y reconciliarte contigo misma.

Fuente Mujeres dove
Dove Latinoamérica

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *